You are here

  • Sharebar

Declaraciones De Mariela Castro Provocan Dudas Entre Activistas LGBTI

Redacción IPS Cuba
Declaraciones De Mariela Castro Provocan Dudas Entre Activistas LGBTI
La coordinadora residente del Sistema de Naciones en Cuba, Mirtha Kaulard, entregó el pasado año a Mariela Castro Espín, el premio Únete, en el contexto de la IX Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia.
(Media credit: Jorge Luis Baños/ IPS)
El Matrimonio Igualitario Constituye La Principal Demanda En Materia De Derechos De Las Personas Lesbianas, Gays, Bi, Trans E Intersexuales (Lgbti) En Cuba.

HAVANA (IPS) -- Declaraciones en México de Mariela Castro Espín, la directora del estatal Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) y lideresa de una campaña por los derechos de las personas LGBTI en Cuba, suscitan dudas entre activistas locales sobre la prioridad otorgada a la demanda del matrimonio igualitario.

Castro Espín viajó a la nación azteca para recibir el premio Maguey, de la Universidad de Guadalajara, por su lucha a favor de los derechos de la comunidad LGBTI y los derechos sexuales de la población cubana en general.

En entrevista al diario mexicano La Jornada, la sexóloga respondió que las leyes no logran modificar los prejuicios, pero son fundamentales.

“Nosotros no sólo queremos lograr una legislación que garantice el matrimonio entre personas del mismo sexo, porque eso solo es una parte de los derechos, queremos que nuestro sistema jurídico incluya igualdad de oportunidades para todas las personas independientemente de su orientación sexual e identidad de género”, informó.

Y añadió que “el matrimonio (igualitario) será resultado de un conjunto de derechos que trabajamos para que se garanticen en nuestro sistema jurídico”.

A propósito de estas últimas palabras, el activista Alberto Roque publicó, el 14 de marzo y en esta capital, el post Cambio de estrategia legislativa LGBT en Cuba: no en mi nombre, en su bitácoraHOMOsapiens@CUBA.

Roque definió a Castro Espín como “una de las pocas interlocutoras” consideradas por el gobierno “para tratar las potenciales agendas sobre los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexo en Cuba”, de ahí la importancia de sus declaraciones.

“¿Cuáles son las propuestas concretas en el trabajo sobre los derechos que derivarán en la aceptación del matrimonio igualitario en Cuba?”, preguntó el activista. Y lamentó que esas informaciones fueran hechas en el exterior y publicadas por medios de prensa extranjeros.

El médico de profesión cuestionó cómo los servidores públicos del país establecen las prioridades para la garantía de estos derechos como derechos humanos, así como la falta del ejercicio de ciudadanía fuera de los marcos institucionales y en el orden legislativo.
De acuerdo con Roque, desde hace algunos años se pospone y silencia la demanda del matrimonio igualitario en Cuba “por coyunturas políticas oscuras”.

A su juicio este pedido de las personas no heterosexuales “se ha ido diluyendo” a 10 años de la celebración del programa anual y casi nacional de actividades educativas, de sensibilización, científicas, culturales y deportivas, que Cenesex organiza en la lucha contra la homofobia y la transfobia.

“La propia Mariela, en varias entrevistas a medios internacionales, pasó de reconocer las uniones de hecho a hablar abiertamente de la necesidad de aprobar el matrimonio igualitario en Cuba”, recordó en su texto.

“En las propias redes sociales numerosos activistas hemos promovido este debate, que han sido cubiertos por agendas mediáticas aliadas. Mientras tanto, la consulta y la participación amplia con los grupos vulnerables siguen esperando”, consideró.

“Demando transparencia en las decisiones que nos atañen a un grupo numeroso de personas que ni siquiera tenemos el reconocimiento en las políticas para conformar familias, para el respeto de las identidades de género, para el respeto a los derechos reproductivos de todas las mujeres (trans y lesbianas), entre muchos otros”, solicitó Roque.

Otros activistas consideraron en las redes sociales que en el país falta voluntad política para tomar medidas a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, “cuando es un derecho que les está siendo arrebatado, al igual que acceder a bienes en caso de que su pareja homosexual fallezca”.

En su artículo 36, la Constitución de la República de Cuba, de 1976 y reformada en 1992, establece que “el matrimonio es la unión voluntariamente concertada de un hombre y una mujer con aptitud legal para ello, a fin de hacer vida en común”.